Fuente de consulta adicional

Principios administrativos de la Iglesia de Jesucristo en tiempos desafiantes

Se describe cómo el Señor ha preparado a su Iglesia para enfrentar estos tiempos desafiantes

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días se enfoca en las responsabilidades divinamente designadas para ayudar a los miembros a progresar en el camino de los convenios hacia la vida eterna. Para ayudar a lograr este divino propósito, la Iglesia y sus líderes proveen autoridad del sacerdocio y sus respectivas llaves, convenios y ordenanzas, y dirección profética. La Iglesia invita a toda la gente a venir a Jesucristo y obedecer fielmente Sus mandamientos.

Tiempos Difíciles

Las Escrituras son claras en que en esta dispensación experimentaremos tiempos difíciles. En medio de las circunstancias difíciles, la Iglesia anunciará principios fundamentales y ordenanzas necesarias para bendecir a los hijos del Padre Celestial. Cualquiera que sea el momento o las circunstancias, ciertas cosas son esenciales en la Iglesia del Señor. Estas incluyen doctrinas y ordenanzas sagradas.

Responsabilidad de Ciudadanos Globales

Los miembros de la Iglesia están agradecidos por las leyes de muchas naciones alrededor del mundo que protegen la libertad religiosa y respetan la sagrada libertad de consciencia.

La Iglesia enseña que sus miembros deben sostener y honrar las leyes de donde residen. Los gobiernos promulgan dichas leyes que en su juicio consideran que están calculadas para asegurar el interés público. Reconocemos que en circunstancias excepcionales todos los derechos individuales pueden ser razonablemente restringidos, durante un tiempo para proteger la seguridad del público en general.

En tiempos de pandemia o de desastres naturales, la Iglesia responderá a órdenes oficiales y tomará las acciones necesarias como cancelar o posponer las reuniones y otras asambleas. La Iglesia y sus miembros están comprometidos a ser buenos ciudadanos y buenos vecinos. La Iglesia tiene amplia experiencia en llegar y proveer asistencia a aquellos en necesidad.

Además de nuestro compromiso de ser buenos ciudadanos globales, nosotros respetuosamente aseguramos que se extienda alojamiento razonable a todas las personas de fe mientras se esfuerzan en participar de ritos, que son fundamentales a su propia fe.

El Señor ha Preparado a Su Iglesia

Dirección inspirada durante muchos años ha preparado a la Iglesia del Señor y a sus miembros, de manera temporal y espiritual, para tiempos de cambio y de desafíos.

Adicionalmente a los consejos que por largo tiempo se han dado a los miembros de tener un almacén de alimentos en sus hogares, los miembros de la Iglesia están enfocados en observar el Dia de Reposo, ministrar a otros, y fortalecer los quórumes del Sacerdocio de Melquisedec y Sociedad de Socorro. A través de Sus profetas, el Señor ha incrementado su enfoque en la enseñanza del evangelio y vida centrado en el hogar. Se ha alentado a los miembros a que hagan de sus hogares santuarios de fe en donde los niños y los jóvenes se les enseñe el Evangelio. El currículo de Ven, sígueme provee un modelo en donde los miembros en donde quiera que se encuentren aprendan el evangelio en sus hogares y en la Iglesia. El programa de Niños y Jóvenes también está centrado en el hogar, permitiendo a los padres que nutran y críen a sus hijos espiritualmente, intelectualmente, físicamente y socialmente.

Los miembros has sido alentados a usar la tecnología para compartir el Evangelio de forma natural y normal. A los misioneros se les ha provisto de aparatos que les permitan encontrar y enseñar aún cuando el contacto en persona no sea posible. Los miembros pueden participar la obra de historia familiar desde sus hogares.

Cuando vemos las formas en cómo se entrecruzan estos esfuerzos y muchos otros, podemos ver cómo el Señor ha orquestado cuidadosamente y cómo nos ha acomodado a fin de prepararnos para estos tiempos difíciles.

Principios y Ordenanzas Fundamentales

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es una Iglesia de orden.  Las ordenanzas y bendiciones son actos sagrados que se proveen por medio de la autoridad del sacerdocio. Mientras algunos procedimientos puedan cambiar dependiendo de las circunstancias, la doctrina fundamental, los principio y las ordenanzas deben ser protegidos.

Muchas ordenanzas requieren la imposición de manos, como las confirmaciones, ordenaciones, bendiciones, apartamientos, y el conferir llaves del sacerdocio. Dichas ordenanzas requieren que el poseedor del sacerdocio quien administra la ordenanza se encuentre en el mismo lugar que quien recibe la ordenanza. Las ordenanzas del sacerdocio no se pueden administrar de manera remota con el uso de la tecnología. Cuando las circunstancias lo requieran otros pueden observar la ordenanza de manera remota usando la tecnología, si es autorizado por la autoridad que preside.

En estos tiempos difíciles, las autoridades que presiden deben ejercer sabiduría para determinar cuáles ordenanzas deben ser aplazadas temporalmente. Cuando la transmisión de una enfermedad sea la preocupación, aquellos quienes administren las ordenanzas deben tomar las precauciones necesarias para protegerse a ellos y a otros.

Se adjuntan las instrucciones para las ordenanzas esenciales, bendiciones, y otras funciones de la Iglesia.

Estos documentos han sido emitidos en respuesta a las interrupciones de las formas de proceder de la Iglesia y las actividades de sus miembros causadas por la pandemia global del COVID-19. Se deben usar como guía durante el tiempo de la pandemia y las limitaciones oficiales asociadas con las reuniones públicas y reuniones de la Iglesia que existan de manera particular en un país o zona geográfica de un país. Otras guías e instrucciones se pueden emitir posteriormente.

Conclusión

Como dijo el profeta Nefi, “El Señor nunca da mandamientos a los hijos de los hombres sin prepararles una vía para que cumplan lo que les ha mandado” (1 Nefi 3:7) El Señor nos ayudará. El poder del sacerdocio y la fidelidad de los miembros podrán ayudarnos a salir delante de los días venideros.

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestra Guía de estilo.