Tema de interés público

No uses una mascarilla en tu corazón

Por Dieter F. Uchtdorf

Élder Uchtdorf y su esposa Harriet se mantienen en contacto con su familia.
El élder Dieter F. Uchtdorf y su esposa, Harriet, tienen un video chat con sus hijos y nietos. © 2020 by Intellectual Reserve, Inc. All rights reserved.
           

Durante este tiempo de incertidumbre debido a COVID-19, Harriety yo extrañamos mucho reunirnos en persona con personas de todo el mundo. Este verano, habíamos planeado estar con los Santos de los Últimos Días en Europa del Este, pero nuestro viaje tuvo que ser cancelado. Debido a que muchos de nosotros tenemos que adaptarnos a diferentes circunstancias, quiero compartir con ustedes un par de experiencias que nos están ayudando durante estos tiempos difíciles.

Distancia social versus distancia física

Desde que comenzó la pandemia, a menudo escuchamos el término "distanciamiento social", lo que implica la idea de que debemos mantener una cierta distancia entre nosotros y otras personas. Personalmente, prefiero el término "distanciamiento físico" en lugar de "distanciamiento social" para referirme a esta práctica.

Harriet y yo confiamos en que el distanciamiento físico nos ayuda a protegernos a nosotros mismos y a los demás de los peligros de la pandemia, y tratamos de cumplir lo mejor que podamos.

Durante este tiempo, hemos aprendido lo importante y vital que es para nuestro bienestar estar socialmente cerca de la familia, los amigos y nuestros hermanos y hermanas en la Iglesia de Jesucristo.

Afortunadamente, hoy existen muchas herramientas y medios asombrosos disponibles, algunos respaldados por la tecnología, para reducir el distanciamiento social, emocional y espiritual. Harriet y yo consideramos que estas herramientas son regalos oportunos del cielo. Con la ayuda de estos medios, podemos sentirnos muy cerca de nuestros amigos y familiares. Gracias a las herramientas tecnológicas, podemos ver a nuestros hijos, nietos y bisnietos con bastante frecuencia y participar en su vida diaria. De esta manera celebramos cumpleaños, participamos de nuevos juegos, leemos cuentos antes de dormir o nos unimos a una caminata mientras hacemos una videollamada. Siempre es alentador escuchar sus experiencias de participar del sacramento y reflexionar sobre las enseñanzas de Ven, sígueme.

Sobre todo, estamos muy agradecidos por el don y el poder de la oración. A través de la oración, podemos estar espiritualmente y socialmente cerca del Padre Celestial, Su Hijo Jesucristo, y de nuestras familias y amigos dondequiera que estemos y sean cuales sean las circunstancias.

Concéntrese en lo que puede hacer, en lugar de en lo que no puede hacer

Durante los últimos 20 años, Harriet y yo hemos tenido una pequeña ventaja sobre lo que significa estar físicamente distanciado de nuestros seres queridos. Cuando se nos transfirió de Alemania a Salt Lake City por cuestiones relacionadas con mi llamamiento, esperábamos vivir aquí solo unos años. Durante los primeros 10 años, incluso mantuvimos nuestra casa en Alemania, con la esperanza de regresar algún día con familiares y amigos. Pero como saben, todavía estamos aquí, y nos quedaremos aquí.

El evangelio, la Iglesia de Jesucristo y el Señor nos ayudaron a aprender que la distancia física (incluso 5,000 millas) no significa que tengamos que estar socialmente distanciados unos de otros. Aprendimos a enfocarnos y disfrutar las cosas que podíamos hacer y experimentar, y no tanto en las cosas que podríamos perder.

No cubras tu corazón

El contacto social más frecuente con amigos y familiares nos ayuda a compartir más de nuestros pensamientos y esperanzas. De alguna manera, estos tiempos desafiantes nos ayudaron a ser más abiertos sobre los sentimientos de nuestra alma. Nos dimos cuenta aún más claramente de lo especial que es no esconder o cubrir los sentimientos de nuestros corazones de los que más amamos.

Durante estos momentos especiales, Harriet y yo intentamos seguir nuestra propia recomendación: Cubrirla cara, no cubrir el corazón.

Cuando leo sus comentarios en mis páginas de Facebook, Instagram y Twitter, puedo sentir el dolor y la carga con la que muchos de ustedes tienen que vivir. Y también puedo sentir su alegría y entusiasmo mientras se enfocan en las muchas cosas buenas que pueden hacer en la vida. Es sorprendente ver cómo se ayudan y se elevan mutuamente con palabras y hechos. Son un milagro y una bendición para este mundo al amar y servir a Dios y a sus hijos, nuestros hermanos y hermanas.

Para tiempos alegres o infelices, el Padre Celestial nos ha dado una promesa y una bendición: "No temas, porque estoy contigo, no te desanimes, porque soy tu Dios, te fortaleceré, te ayudaré, te defenderé con mi mano justa”(Isaías 41:10).

Harriet y yo les amamos. Estamos agradecidos por cada uno de ustedes. Que Dios los bendiga y los mantenga durante estos momentos especiales y siempre.

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestra Guía de estilo.